13 Rosas 2014

Seguimos asistiendo a la cita ineludible del 5 de agosto en el Cementerio del Este de Madrid hoy conocido como de la Almudena para intentar combatir el riesgo de que el olvido se cierna sobre los 56 compañeros asesinados aquí en estas tapias hace 75 años, 13 mujeres y 43 varones todos ellos militantes de las JSU.
El panorama que vivimos hoy no puede ser más desolador: el paro, la corrupción, déficit democrático, desmantelamiento de lo público a favor del capital…etc, hacen que los valores por ellos defendidos, y que les costó la vida, sean más vigentes que nunca.
Los convocantes de este acto estamos convencidos que nunca dejaron de estarlo, pero hoy rompemos el silencio de nuevo y gritamos que la memoria colectiva es necesaria y que la hace ser imprescindible para la convivencia democrática y normalizada.
Cuando la crisis aviva la creencia de la desaparición de las ideologías, la ineficacia de la política, nosotros, afianzándonos en su memoria y en la memoria de todas las víctimas del franquismo, decimos que la política es tan necesaria como siempre lo ha sido y que las ideologías las dan por muertas aquellos que, hoy como entonces, siguen apoyándose en la desigualdad y en la carencia de libertad para llenar sus cuentas y sus bolsillos a costa del trabajo de otros, de los trabajadores, de la mayoría.
El fascismo y la intolerancia vuelven a ser discursos posibles en la actualidad política y frente a aquellos que nos tacharan de nostálgicos y trasnochados volvemos a gritar ¡No pasarán! recogiendo el sincero lema antifascista y asumiéndolo como una necesidad de las fuerzas de izquierda en la actualidad.
No queremos dejamos pasar hoy por alto el trabajo realizado desde la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía para entregar restos humanos encontrados en fosas comunes del barranco de Viznar a la Justicia; por fin, una administración pública favorece que se abra de una vez la vía judicial para que se investigue las desapariciones en este país, como requiere un verdadero estado de derecho ante los signos inequívocos de asesinato violento. Y mucho más execrable y denunciable si se trata de un asesinato por motivos ideológicos y premeditado, ya que esto lo convierte en un crimen contra la humanidad.

Debemos superar el uso por de la memoria como un fin humanitario y nostálgico que se cubre con anónimos esfuerzos, ya esta iniciativa de la institución andaluza demuestra que hay otra forma de hacer política y no todas las políticas, y los políticos que las ejecutan, son iguales.
Queremos, y exigimos, memoria como un bien necesario de las sociedades democráticas, una memoria institucional, pedagógica y verdadera.
¡Vivan las Juventudes Socialistas Unificadas!
¡Viva la republica!
¡Verdad, justicia y reparación!

20140804-111940-40780220.jpg