El 18 de abril. Manifestaciones en toda España: NO AL TTIP

Llamamiento del PCE a participar en las movilizaciones contra el TTIP

ATT00001

Para la mayoría de trabajadores y trabajadoras que viven en los barrios, ciudades o pueblos de cualquier país europeo, el TTIP es un tratado desconocido o ajeno a su realidad. No deja de ser sorprendente la escasa o nula percepción social acerca del impacto que tendrá el TTIP sobre nuestras vidas y libertades, debido a la opacidad y secretismo del proceso. Asimismo no deja de ser complejo hacer descender al terreno de lo concreto la forma dramática en la que cambiará nuestra cotidianidad.

El TTIP nace como un acuerdo en cuya centralidad se ubican los intereses de las grandes corporaciones transnacionales, principalmente estadounidenses, y se pone de espaldas a las necesidades de la clase trabajadora y capas populares. Más allá de la complejidad de los mecanismos y funcionamiento de este tratado de libre comercio, lo cierto es que constituye una poderosa herramienta para terminar de cercenar los derechos de los pueblos, tras una primera oleada de políticas de recortes y ajustes al calor de la crisis. Regula privatizaciones de lo público, de lo social. Flexibiliza leyes, genera grandes espacios de impunidad para que el objetivo principal, el balance de beneficios empresariales sea siempre máximo, independientemente de las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras y de la explotación de los territorios y recursos. En definitiva un acuerdo que viene a modificar sustancialmente las condiciones materiales de la vida de las personas.

Hay dos aspectos concretos en los que las gentes de a pie notaremos especialmente el impacto del TTIP. En primer lugar, en la pérdida de soberanía, es decir, la imposición de una nueva realidad política, social y cultural en nuestros países. Un nuevo marco normativo impuesto desde arriba, sin la participación del soberano, del pueblo, de nosotros y nosotras. Un cambio de calado porque modifica en lo estructural las relaciones de poder, con la alteración de legislaciones laborales, ambientales, de seguridad alimentaria, etc. Una paulatina desaparición del “estado” en los términos que lo habíamos conocido hasta ahora. Es decir, un proceso constituyente enmascarado, fraguado desde los lobbies de las transnacionales para configurar una realidad que permita intensificar la acumulación de riqueza a través del control de los recursos y de la transferencia de las rentas de capas populares y trabajadoras hacia las elites económicas.

En segundo lugar, en una pauperización progresiva de las condiciones de vida generales. Pobreza y exclusión, comida tratada con agrotóxicos y hormonas ya que incorporaremos alimentos provenientes de EEUU con otros estándares de producción, suelos envenados por fracking, intensificación del uso de los recursos, cambio de modelo energético, devaluación drástica de las condiciones laborales, desaparición de la agricultura familiar y campesina…

Es obvio que debemos desenmascarar este tratado y combatirlo. Pero además, en este proceso vivo, de construcción de un nuevo marco del sentido común, los pueblos, las capas populares y trabajadoras, lo común, debe constituir el centro de nuestra mirada, el eje que articule nuestra lucha. El antagonismo al libre comercio, las alianzas para fundar territorios donde vivir vidas dignas y felices.

http://www.european-left.org/positions/news-archive/stop-ttip-ceta-tisa-no-hay-democracia-sin-la-voluntad-de-los-pueblos

http://noalttip.blogspot.com.es

STOP_TTIP_English_EL